Cuidados

Las piezas normalmente no llevan ningún baño como acabado, ya que el color natural

del metal forma parte del diseño de la pieza, para mantener las piezas con su aspecto

original es aconsejable seguir las siguientes instrucciones:

 

Debido al paso del tiempo el metal se oscurece o cambia de color, para evitar esto es

importante que guardes tu joya en un lugar seco en su bolsa de tela original cuando no

la uses y evitar el contacto directo con cremas o perfumes, es aconsejable lavar las

piezas en agua tibia con un jabón suave, secar y después utilizar un limpiador comercial

para metal evitando el contacto con las piedras, también podrá adquirir más brillo

frotando su pieza con un cepillo de grata.

 

Las joyas chapadas no deben limpiarse con un limpiador abrasivo, ni con el cepillo de

grata, ya que puede eliminar el baño.